Si tus encías te molestan, coméntaselo a tu dentista.

Si tus encías te molestan, coméntaselo a tu dentista.

La diabetes afecta a 6 millones de personas en España, y genera consecuencias muy visibles en la boca de quienes la sufren. Es muy probable que conozcas a alguien o tengas a un familiar que la sufra. Acompáñanos mientras revisamos los efectos bucales más comunes de la diabetes y las medidas para mantener una buena salud bucal.

La diabetes es una enfermedad que se desencadena cuando el organismo pierde la capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla con eficacia para transformar los alimentos en energía. Las personas que sufren esta enfermedad tienen mayores probabilidades de sufrir infecciones en la boca, en especial enfermedades avanzadas de las encías (conocidas como enfermedad periodontal). Esta enfermedad puede dañar, además de las encías, el hueso que sostiene a los dientes en su lugar, lo que no sólo puede hacer que masticar sea doloroso, sino que puede llevar a la pérdida de dientes.

Otros de los problemas que puede generar la diabetes es la sequedad en la boca. De hecho, como indica la Nationa Institute of Dental and Craniofacial Research, el incremento del nivel de glucosa y la disminución de la cantidad de saliva, hacen que los diabéticos puedan desarrollar muguet o candidiasis bucal, que se presenta como placas blanquecinas y dolorosas en la boca.

¿Qué se puede hacer para mantener una buena salud bucal?

- Es muy importante que el/la diabético (a) controle muy bien el nivel de la glucosa en la sangre.

- Cepillarse los dientes y utilizar hilo dental es una mendida de oro que nunca pierde valor ni aplicación.

- Visita a tu dentista regularmente y recuérdale sobre la diabetes.

- No te olvides de comentarle a tu destista si te molestan las encías.

- Y recuerda, fumar agrava la enfermedad de las encías.