Hay mitos en todas partes: en los deportes, en lo relacionado a la salud bucal, y como no, en lo referente a la nutrición. Algunos de estos mitos me consta que no son ciertos por propia experiencia, otros, me baso en lo que dicen los especialistas. ¿Te apetece a dar una vuelta por el abanico de mitos alimenticios?

Foto: elrincondemayriel

En esta nueva sección que inicamos hoy tenemos por objeto bucear por el interesante y en gran parte misterioso mundo de la nutrición. Y no podíamos empezar con otra cosa con el manjar de los dioses aztecas, con la joya más valiosa en San Valentin, el placer de niños y mayores por igual: el chocolate.

¿Han tenido alguna vez esa sensación de que los expertos en nutrición nos toman el pelo? Un día dicen que el chocolate es bueno, otro dicen que solo nos engorda. Unos días dice que debemos comer un poquito cada día porque ayuda a prevenir enfermedades, pero a la vuelta de la esquina dicen que eso solo es válido para un tipo muy especial de chocolate. ¿Quién tiene razón? ¿Son los nutricionistas bipolares?

No tengo la respuesta a esas preguntas, pero lo que sí puedo compartir con ustedes es un esquema un poco más clarificador de las cualidades del chocolate. He aquí algunas claves del misterio:

¿Cuál me conviene?
- El chocolate negro: es sin duda el favorito de mi hermana, la doctora Elízabeth, directora y la doctora de los niños en Dentikids. Según un estudio publicado en los últimos años por una pretigiosa revista científica apuntaba que este tipo de chocolate ayuda a bajar la presión arterial en personas hipertensas e incluso en pequeñas dosis reduce las hormonas del estrés. Pero informan que para que esto sea de verdad así es necesario limitar las calorías que se ingieren con otros alimentos. Asimismo, apuntan que esto no significa que todo hipertenso deba comer chocolate negro. Ya sabes eso de que cada persona es un mundo.

- El chocolate blanco: básicamente, olvídate de él. Resulta que este tipo de chocolate tiene más grasas y calorías ya que lleva cacao. Es decir, le han dejado lo malo y le han quitado lo bueno :-(

- El chocolate con leche: a mí que no me gusta la leche solo y a veces intento convencerme de que el chocolate con leche me ayuda a ingerir esa porción de calcio que me falta. Pero estoy de acuerdo en que no es sustituto. Además de ser rico en calcio, el chocolate con leche es muy recomendable durante el embarazo (en porciones adecuadas y sin ningún otro dulce). Sin embargo, cuenta con una elevada cantidad de calorías, por lo que definitivamente no es recomendable si lo que quieres es perder peso.

Hasta donde han llegado mis primeras averiguaciones, el chocolate negro gana como el más saludable seguido por el de leche. El chocolate blanco, muy querido en mi infancia, ha quedado atrás como un recuerdo.

Y tú, ¿qué piensas al respecto?

PD: seas cual sea el chocolate que prefieras, no te olvides de cepillarte los dientes después de comer algo dulce. No hay que darle ni la mínima oportunidad a las caries. Es un consejo de Dentikids :-P

Otros artículos que te pueden interesar:
Señales de la diabetes en la boca
¿Estás en operación bikini? Estos métodos no funcionan y te dañan los dientes